La falacia del comunismo "real"

Cuando hablamos de comunismo y acabamos criticando al comunismo que ha existido o simplemente decimos que el comunismo experimental ha fracasado se nos suele contestar por parte de los más izquierdistas, con un tono un poco ofendido por cierto, que nuca ha habido comunismo real, que lo que había en la URSS o hay en Cuba o Corea del Norte no es comunismo, que eso solo es la fase inicial y que nunca se llegó al auténtico comunismo así que no puedo criticar al comunismo porque no ha existido nunca.

Sin embargo eso es más que discutible. 

¿El comunismo que ha existido no era comunismo? ¿O sí lo era?

Últimamente he leído la crítica al programa de Gotha que hizo Marx, el padre del comunismo, y allí hay algunos párrafos interesantes. En el programa de Gotha se perfila hacia donde evolucionó el Partido Obrero Alemán en la época de Marx, de modo que iba evolucionando hacia el abandono de la vía revolucionaria, violenta, y avanzaba hacia una vía democrática, dentro la la ley, y acercándose poco a poco a la socialdemocracia. A Marx esta evolución le parecía fatal, una traición, y un imposible alcanzar el comunismo mediante vías democráticas.

Pero un párrafo de Marx que me ha llamado la atención es el siguiente


En este párrafo Marx habla de las condiciones para llegar a "una fase superior de la sociedad comunista", esa situación utópica en la que se tomará "De cada cual según sus capacidades" y se dará "a cada cual según sus necesidades". Una etapa del comunismo en la que han crecido tanto las fuerzas productivas que "corren a chorros llenos los manantiales de la riqueza colectiva". 

Una fase utópica de superproducción colectiva en la que se pueden satisfacer todas las necesidades de todo el mundo, sin escasez y cada uno puede coger lo que necesita sin por ello dejar a otro sin esos productos. Una etapa que nunca llegó tras 74 años de ¿comunismo? en la URSS. Nunca hubo manantiales de riqueza colectiva corriendo a grandes chorros disponibles para la gente en la URSS ni en ningún país autodenominado comunista.

Pero un detalle interesante del párrafo mencionado es que Marx habla de "fases" del comunismo. No dice que sólo la fase "superior" sea comunismo sino que nos insinúa en el uso de sus palabras que las fases intermedias, como la dictadura del proletariado con la propiedad total de los medios de producción y de la producción por parte del estado, es decir su capitalismo de estado, también es comunismo, solo que comunismo en fases inferiores. Pero comunismo al fin y al cabo.

Pues bien, una vez demostrado que incluso para Marx los comunismos realmente existentes en el mundo desde 1917 son formas, fases, del comunismo y por lo tanto también son comunismo, podemos afirmar que sí, el comunismo ha existido y existe en el mundo, pero ha fracasado en su objetivo de conseguir "manantiales de riqueza colectiva corriendo a chorro lleno" como soñaba Marx y nunca a podido cubrir las necesidades de su población, salvo en ocasiones las muy básicas.

Una vez llegados a este punto podemos preguntarnos ¿Por qué el comunismo no ha conseguido ese chorro lleno en la producción soñado por Marx?

La respuesta es compleja pero podemos empezar por el tema de la escasez de recursos. Los recursos naturales son limitados. Todos hemos oído hablar del cálculo que dice que para que todos los habitantes del planeta puedan consumir como un europeo medio o un estadounidense medio necesitaríamos cuatro planetas. Si consideramos que tener las necesidades satisfechas es consumir como un europeo medio, entonces es imposible físicamente que todos los habitantes del planeta tengan sus necesidades satisfechas. Es otra falacia la afirmación habitual entre la izquierda que afirma que con la tecnología actual ya se podría satisfacer de sobra las necesidades de todo el planeta, pues aunque tecnológicamente es factible construir fábricas para todos, no hay recursos naturales suficientes para alimentar esas utópicas fábricas produciendo a un gran nivel como para satisfacer las necesidades de todos los habitantes del planeta a un nivel medianamente bueno.

Por otro lado está la cuestión tecnológica. podemos ser tecnooptimistas y soñar que las mejoras tecnológicas suplan las carencias físicogeológicas de las materias primas. Pero para que esto ocurra es necesario un avance rápido de la tecnología, tan rápido como el crecimiento de la población mundial que va incrementando las necesidades simplemente por su número ascendente y tan rápido como el agotamiento, el aumento de dificultad de extracción y el declive de los recursos naturales se va produciendo. Ambos se van produciendo y van aumentando la escasez, de modo que necesitamos un alto grado de mejoras tecnológicas para ir compensando esa escasez.

Pues bien, la competencia internacional histórica entre los países comunistas y los capitalistas ha mostrado que el comunismo ha sido más lento en la evolución tecnológica quedándose atrás en un mundo competitivo en sus exportaciones y en el que el país que tiene mayor capacidad exportadora también tiene más capacidad importadora y por lo tanto mayor parte del pastel de los recursos naturales del planeta puede conseguir. Los países comunistas no supieron desarrollar una tecnología competitiva para uso común, para cubrir unas necesidades cada vez más altas de sus ciudadanos ni para competir con ellas en un mundo cada vez más globalizado y más interconectado comercialmente. Quedarse atrás en las tecnologías comerciables les hizo quedarse atrás en el comercio mundial y quedarse atrás en satisfacer a los ciudadanos con esas tecnologías.

Se ha demostrado con la experiencia histórica que si algún sistema es eficaz en cuanto a desarrollar la tecnología de modo que satisfaga cada vez a más gente y mejor en sus necesidades, es el sistema de competencia capitalista. Con sus imperfecciones, por supuesto no es perfecto, y sus desajustes en momentos determinados, es la única opción para llegar a la utopía marxista en un futuro lejano de "a cada cual según su necesidad". Aunque tal vez sin llegar a necesitar una dictadura comunista ni que los medios de producción sean de propiedad estatal, ni renunciar a la división del trabajo.

Algún día, cuando la tecnología llegue al nivel adecuado y la energía mane a chorros por esta tecnología futura, y las fábricas produzcan a chorros llenos y precios ínfimos, se dará en toda la población de todo el planeta el dicho "a cada cual según su necesidad", aunque siga presente el capitalismo, la propiedad privada de los medios de producción.

Comentarios

Tal vez te interese también

Sobre la crítica de los costes de producción a la teoría marginalista del valor

¿La liberalización del suelo de Aznar provocó la burbuja inmobiliaria?

¿Qué es el neoliberalismo?